Padre Palau

Las Carmelitas Misioneras

La Congregación de las Carmelitas Misioneras fue fundada por el Padre Francisco Palau y Quer, carmelita descalzo, en 1860 en Ciudadela (Menorca). El Beato Francisco Palau fue expulsado violentamente del convento de Barcelona, junto con todos los demás religiosos, por los revolucionarios el 25 de julio de 1835. Él no pudo volver a la vida claustral porque estaba suprimida por el Gobierno, pero continuó manteniéndose fiel a su vocación religiosa carmelitana. Fue voluntad expresa suya el injertar su Familia en el tronco secular del Carmelo Teresiano.

Las distintas comunidades se han ido estableciendo por el impulso y dinamismo misionero de la Congregación, y las peticiones y ofrecimientos de Obispos, Padres Carmelitas Descalzos, diversas Congregaciones Religiosas y otras entidades civiles. En la actualidad son 250 comunidades presentes en 39 naciones, agrupadas en 7 Provincias, 2 Viceprovincias, 4 Delegaciones Generales, y cuatro Comunidades dependientes del Consejo General.

Las Carmelitas Misioneras queremos ser en el mundo presencia viva de Jesucristo, a través de nuestra identidad de orantes, fraternas y misioneras:

  • Orantes. Las Carmelitas Misioneras prolongamos en la Iglesia una tradición espiritual que coloca la oración en el centro de la vida. Entendida como experiencia viva de Jesucristo, crea y alimenta los lazos de fraternidad; crece y se desarrolla en un clima teologal profundo; se fortalece y sostiene en el ejercicio de la abnegación evangélica. En nuestra vocación se conjugan y complementan armoniosamente las diversas formas de oración. La oración íntima y personal de trato amistoso con Dios anima y vivifica la oración litúrgica y ésta a su vez, alimenta y robustece nuestro trato familiar con el Señor.
  • Fraternas. La fraternidad es para la Carmelita Misionera, lugar privilegiado para expresar el misterio de comunión. Convocadas en "pequeñas Iglesias" testimoniamos la fuerza del amor, acogiendo y potenciando lo diverso, fortaleciendo la unidad. La fraternidad apunta al primado de las relaciones interpersonales y comprueba su autenticidad en discernimiento y oración. Nuestro Padre Fundador veía nuestras comunidades como pequeñas iglesias y quería que fueran "uniones de fraternidad", en las que todas y cada una de las hermanas compartiéramos el mismo ideal de santidad e idénticos afanes apostólicos.
  • Misioneras. A la carmelita misionera, como al Padre Palau, "el amor del Cristo Total le urge". Su misión está poblada y penetrada de pasión por la humanidad. Tiene un horizonte abierto, universal, de "frontera". Es en la misión donde está permanentemente invitada a ser palabra profética en el interior de la Iglesia y del mundo, desde la fraternidad. Asume la inculturación del Evangelio como exigencia del carisma. La Congregación, fiel a su identidad, ha marcado en su trayectoria evangelizadora campos, presencias, caminos, que han concretado el compromiso apostólico según los desafíos de cada momento. Nuestra presencia se hace vida en el campo de la salud, la educación cristiana, promoción de la espiritualidad, misiones, promoción social, pastoral juvenil, pastoral parroquial.

En la Iglesia, la carmelita misionera tiene una función primordial: ser signo visible, expresión profética de la comunión con Dios y con los hermanos, que toda la Iglesia está llamada a vivir y a la que tiende como a su meta final. Su presencia y misión dentro del Cuerpo Místico de Cristo, se caracteriza por ser signo auténtico de comunión.

Las Carmelitas Misioneras somos mujeres que hemos comprometido toda nuestra vida con Cristo y con la humanidad, viviendo el estilo que nos transmitió Francisco Palau. Como él, sentimos en nuestro interior la tensión entre dos pasiones: el amor a Dios y el amor a todos los hombres y mujeres de nuestro mundo. Por eso hay dos palabras clave para nosotras: contemplación y misión; y un lugar para armonizarlas: la Iglesia, Cuerpo de Cristo, que es Jesús Resucitado abrazando a toda la humanidad y todo el universo.

  • Porque el mundo y la historia están llenos de la presencia amorosa de Dios, queremos descubrirla juntas y con todos aquellos que quieran buscarle.
  • Porque el dolor, la injusticia y la violencia siguen oprimiendo a muchas personas en el mundo, estamos dispuestas a luchar por un mundo más humano y fraterno.
  • Porque, aunque las divisiones nos hieren, estamos llamadas a vivir unidas en solidaridad, intentamos crear lazos de diálogo, reconciliación y cooperación allí donde estamos.
  • Porque el proyecto de Dios, siempre es más grande que nuestros logros, compartimos nuestra vida en comunidad, lugar donde vamos construyendo el sueño de Dios con nosotras.

En nuestra misión lo importante es plasmar en todo lo que hacemos el sentido de nuestra vida. Por eso, sean cuales sean las tareas que realizamos, las hacemos como servicio a Cristo, a quien encontramos allí donde alguien necesite una mano hermana.

Lo podemos resumir en dos palabras: vivimos para construir Iglesia en comunión.